martes, 5 de octubre de 2021

Hojas

 



Escuché un ruido y supe que estaba cerca. Corrí lo más aprisa que pude mientras la noche me acechaba sin darme tregua. 

De pronto me detuve, la respiración agitada, los latidos apresurados, los ojos vidriosos y la boca entreabierta... el camino había desaparecido, mientras los sonidos se volvían más profundos y el abismo quería beberme por completo. 
 
Las hojas comenzaron a perder su vivacidad para dibujar oscuridad y sombras. 

Correr era mi única alternativa. 
Mis piernas acusaron el esfuerzo y sentí que mi corazón había subido a mis oídos y que mi pecho necesitaba más aire del que yo podía darle. Algo rígido se enganchó en mi pie y sentí que mi cuerpo no respondía, mientras caía como un pesado fardo, sintiendo un sonido que me hizo gritar. Era el sonido de mi propio pie herido, ahora en un ángulo imposible, mientras mis manos se agarraban al suelo con fuerza y mi boca respiraba como un pez que acaban de sacar del agua...

Y entonces, de nuevo, las hojas empezaron a proyectar sombras, mientras tus pasos se acercaban...

Ya no eras invisible ante mí. 

Tu mirada de satisfacción y el leve brillo descarado de la hoja de la daga que sujetabas con fuerza. Los nudillos blancos. Tus ojos ajenos, tu sonrisa anticipada al momento de arrebatarme la vida...

Pero las hojas seguían ahí.

No me dejaste otra opción que la de volver a clavar mis uñas en la tierra al tiempo que mis pupilas se hacían tan grandes que ocupaban la amplitud de mi mirada, mientras mis palabras apenas susurradas se posaban en esas hojas ensombrecidas que al igual que las cobras, parecen bailar por una música que solo acompasa el movimiento de la flauta, hipnotizándolas. Se movían al son de los latidos de mi corazón... sedientas. 

Tú levantaste la mano. 
La daga reflejó la luna en su hoja.
Y mis hojas treparon por tu cuerpo aprisionándolo con tanta fuerza que no tuviste tiempo a reaccionar, mientras esas mismas hojas hermosas durante el día, se convertían en tu verdugo y tu soga, apretando y apretando... hasta que primero cayó la daga, y después cayó tu cuerpo, arrodillado ante mí, suplicando con la mirada, tu piel violácea, tus pulmones sin aire...

Hoy, en el bosque hay un nuevo árbol, justo allá, en el lugar donde ningún humano debería entrar jamás...

51 comentarios:

  1. Interesante narrativa. Que tengas un hermoso dia.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Tú sabes Susana, se acerca final de octubre y pierdo la cabeza, ja ja. Besos :D

      Eliminar
  3. ¡Hola, Margarita! Esta vez quedé con mucha curiosidad por saber más. ¡Me encantó! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marita! ¡Genial! La verdad es que estaba yo un poco sórdida, me puse a arreglar las macetas y... una cosa dio a la otra. Tú sabes, yo y mis locuras, ja ja. Pensé... ahí va una de repelús. Besos cariño :D

      Eliminar
  4. Hojas salvadoras que acuden en auxilio del que las invoca... Da un poco de respeto, Margarita, por no decir escalofríos, pero es la magia del bosque, y la magia de esas palabras que inventan los cuentos y relatos y nos transportan a esa noche, a ver la luna y la daga dispuesta a herir. Y también sentir la muerte del que pensaba hacer el mal.
    Excelente relato, Margarita :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias amiga mia! A veces se me va la pinza y me sale la vena esta un poco escalofriante, ja ja. Y eso de dar la vuelta a la tortilla, me encanta. Besos preciosa :D

      Eliminar
  5. ¡Hola! =)
    Como siempre, un gran escrito :P

    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  6. Hala. Qué momento. Super intenso. Tiene también un punto metafórico. Me he quedado con ganas de saber más.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Norah! La verdad es que he jugado un poquito dejándolo ahí... Muchisimas gracias cariño :D

      Eliminar
  7. Un texto lleno de tensión y dramatismo. No podía imaginar que las verdaderas asesinas y salvadoras, a la vez, serían las hojas. ¡Excelente!
    Un abrazo, Margarita

    ResponderEliminar
  8. Muy buena ambientación que nos mantiene en vilo hasta el final.
    Un beso, guapa. Feliz resto de semana.

    ResponderEliminar
  9. Muy buen relato cargado de misterio y tensión hasta el final del recorrido.
    Muy bella narrativa.
    Las plantas y la naturaleza dan para mucho.
    Encantado de leerte Margarita.
    Un abrazo y buen resto de emana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias Juan! ¡Muy buen fin de semana! Besos :D

      Eliminar
  10. Esas plantas crecen como crece tu imaginación, nos dejas una historia con final feliz después de la intriga en la que nos mantenido. Felicidades!!

    ResponderEliminar
  11. Hola,
    Como todo lo que escribes, una maravilla, me ha encantado poder leer este precioso intenso relato.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  12. Brutal querida Margarita, no hay día que me pase por aquí y no me sorprendas.

    Besos, Ricardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias Ricardo! De tí puedo decir lo mismo con esa maravillosa "Casa en el árbol" Besos :D

      Eliminar
  13. Las hojas del bosque salvan a la protagonista...También las hojas blancas de papel nos salvan de crisis y circunstancias, ellas esperan las letras para elevarlas y equilibrar nuestra mente. Como estas letras tuyas acogen la inspiración. te liberan y te impulsan con tu interesante relato.
    Mi felicitación y mi abrazo entrañable, Margarita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias Mª Jesús! De verdad que me animáis muchísimo. Besos :D

      Eliminar
  14. Hermoso relato.
    Te hace sentir ser participe de la historia :3

    ResponderEliminar
  15. Intrigante hasta el final Margarita, muy bueno Margarita.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Margarita, intrigante historia. Como siempre muy bien contada, te quedas con ganas de saber más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. ¡Holaaaa!

    Me ha gustado la entrada, la naturaleza siempre me parece suuuper intrigante y más cuando se trata desde un punto de vista tan vivo y hasta violento ;)

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  18. Que bonita y que intensa la entrada, como siempre
    Increíble todo lo que has logrado en mi con este texto
    Muchas gracias por compartirlo
    besos ♥

    ResponderEliminar
  19. Hola buenas tardes, hoy conocí tu blog, realmente intenso el texto, casi pude sentirme en esa situación desesperada, la falta de aire, la locura de querer escapar y no poder, felicitaciones, me encantó; te cuento que me llamo Patricia, y mi blog es muy nuevo apenas un par de meses, me gustan estos blogs literarios de textos, me encanta leer, me ha gustado tu blog, y si te interesa te dejo la invitación al mío, saludos desde Buenos Aires https://somosartesanosdelapalabra.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias por visitarme Patricia! Me encanta el nombre de tu blog, ahora mismo voy a visitarte. Espero que te vaya gustando lo que ves, y súper feliz de tenerte en mi pequeño rinconcito. Besos :D

      Eliminar
  20. Hola Margarita, muy buen texto que de alguna manera nos hace vivenciar esa situación, de vernos perseguidos y sentir que el camino finaliza, que no hay salida.
    Y ese final abierto que da para continuar "en alerta". Muy bueno!!!!Te dejo un fuerte abrazo y feliz noche

    ResponderEliminar
  21. Que bonito Margarita, eres genial relatando amiga. Saludos a la distancia.

    ResponderEliminar
  22. Muy bueno el relato, me has dejado intrigada.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Wwwawww que linda historia. Un cuento de miedo y muy bien escrito, felicitaciones Margarita.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  24. Magnífico. Me quedé con la intriga.
    Suspense total. Jajaja.
    Me ha gustado mucho tu redacción.
    Un abrazo de buenas noches, guapa.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...