miércoles, 5 de mayo de 2021

Ana la de Tejas verdes, Lucy Maud Montgomery, Antonio Lorente

 

Hola amigos, hoy os traigo la edición de una historia que siempre me fascinó. Ahora, simplemente, te habla a través de sus imágenes, tanto como de sus letras. 

Siempre me ha fascinado esta historia, la imaginación y vivacidad de esta criatura, que afronta la vida a través del poder de su poderosa imaginación. Es una niña que a pesar de todo lo sufrido en el orfanato en el que se encuentra, no deja de soñar con historias que narrar, princesas y héroes que surgen del movimiento de las hojas o del ruido del agua. 

sábado, 1 de mayo de 2021

La magia de ser madre

 



Ella es tímida y no tiene redes sociales. No le gusta hacerse fotos, y mucho menos, verlas; pero tiene la desgracia de tener una hija a la que le encanta hacerle fotos a la más mínima ocasión. Supongo que porque si pudiera, cogería todos los recuerdos, cada instante, cada segundo, y los guardaría bien seguros para que jamás se perdiesen.

jueves, 29 de abril de 2021

La ciudad y el visitante

 


Ocurrió una vez, que un visitante se enamoró de una ciudad.
No era un visitante cualquiera, aunque vestía con sencillez y gustaba de pasar inadvertido.
Su corazón sensible comenzó a latir aprisa al entrar en el corazón de aquel lugar que respiraba sueños. Sus emociones escucharon las canciones del viento y la nostalgia de las flores.
El visitante sintió tal emoción que quiso quedarse por siempre, rendido a tanta belleza.
Y por ello, le hizo un regalo. Tiñó su cielo de rojo y dibujó suspiros en sus estrellas, vistiendo de pétalos sus calles, y de poemas sus aceras.
Y fue así, que la ciudad le correspondió, dejando que fuese ave que anidara en su pecho.
La ciudad era Carmona.
Y el visitante...una cigüeña.
El rojo del cielo, la pasión que los alimenta.

martes, 27 de abril de 2021

Quique se enamora, de Maria del Carmen Fernández Fernández

 



¡Hola amigos! Enamorada estoy del libro que os traigo hoy, y es que el amor flota en el aire, ¿no os parece?

¿Recordáis a Quique, Lola y Julia? 

viernes, 23 de abril de 2021

La princesa y el dragón. Segunda parte


 

¡Feliz día del libro amigos!

¿Te perdiste la primera mitad de esta cuento?

No te preocupes, la comparto contigo...

La princesa y el dragón. Primera parte 

 

La princesa y el dragón. 

2ª parte

 

 

¿Asarán los dragones a su comida antes de ingerirla?

Ello le preocupa. Le preocupa muchísimo.


¡Eh, señor dragón! ¿Qué tal? ¿Cómo se encuentra?

El dragón mira asombrado a esa pequeña figura que se contonea como si hubiese sufrido una horrible caída en un campo de ortigas. Debe ser la princesa. Dicen que es de las más hermosas de la comarca y lo cierto, es que lo parece. Aunque su voz... es un poco estridente.  

¡Señor dragón! ¿Está usted sordo, además de gordo? ¡Soy Clarisa, la princesa! ¡Su cena! ¡Tengo una exigencia!

miércoles, 21 de abril de 2021

La princesa y el dragón. Primera parte

 


Se acerca el día del libro. En otras ocasiones he realizado un montaje de libros ajenos o propios, o he hecho alguna reflexión. 

Este año, os voy a contar un cuento. 

Hoy... la mitad.

Y el jueves 23... el desenlace. 

¿Os apetece?

Pues aquí os voy a narrar la historia de Clarisa. 

Una joven algo peculiar...y de un dragón algo especial.

 

La princesa y el dragón

1ª parte

 

Era una mañana realmente preciosa, de esas en las que parece que solo pueden ocurrir cosas buenas. Desde la ventana de la torre de palacio, la joven princesa Clarisa, tenía toda su atención en el cielo despejado. Sus largos cabellos dorados parecían cobrar vida, simulando ser un espejo del propio sol. La muchacha era de rasgos delicados, sus ojos parecían lagos serenos en una mañana de primavera y su cutis, seda aterciopelada.

Lo que pocos aldeanos conocían, era de su impaciencia. Era una joven impetuosa que en esos mismos instantes, golpeaba el suelo de piedra de sus aposentos, con la punta de su bota perfectamente abrillantada, mientras cruzaba los brazos bajo el pecho, en una pose muy poco principesca. La pequeña nariz respingona, encogida hacia un lado y un gesto de total y absurda desesperación.

domingo, 18 de abril de 2021

La bruja

 




Ander tiene siete años. Desde que ocurrió lo de los cuervos, ya no le permiten internarse en el bosque a jugar. No en vano, él fue uno de los chicos que arrojaron las piedras a los pájaros, y a la niña cuervo de ojos grandes. Así que habrá de jugar el partido en la aldea.

Lleva botas nuevas. Bueno, más o menos nuevas. En realidad son heredadas de su hermano mayor, incluso una tiene un pequeño agujero en la punta. 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...