martes, 16 de noviembre de 2021

Lobo

 




Y el lobo rogó a Caperucita que dejase de acosarle. Ya estaba mayor para cenas copiosas a base de abuelas gritonas y se sentía agotado de perseguir una capa roja que apenas podía distinguir entre el verde del bosque, pues era daltónico.

Al fin podía vivir en paz con su manada, aullar a la luna, y que le dejasen de historias...

 

 




41 comentarios:

  1. Jajajaja, qué bueno, Margarita. Es que hay Caperucitas que se las traen y, además, que los lobos, pobres, también terminan cansándose, siempre igual, siempre igual... 😀
    Me ha encantado, Margarita, es buenísimo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, muchisimas gracias cariño. Me he apuntado al sindicato lobuno ja ja. Besos :D

      Eliminar
  2. Grande Margarita... Para enmarcarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. 😂🤣 Pobre lobo margarita, que mala es la vejez.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola,
    Me encanta, hasta el lobo necesita un descanso.
    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. Eres la repera, muy buena entrada, comadre.
    La fotaza es preciosa, es curioso, casi siempre suelo ver a lobos de noche y con luna llena...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola preciosa! Tenía una foto de un lobo a plena luz del día y solitario... pero digo...puestos a aullarle a la luna...jaja. Besos :D

      Eliminar
  6. Yo creo que el cuento era así, o por lo menos debería haberlo sido jeje, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, pues sí, pobre lobo, estresado perdido. Besos :D

      Eliminar
  7. Pobre Lobo, tan real que hasta sucede...
    Gracias Margarita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que le toca siempre ser el malo, pobrecito. Besos Anton y gracias a ti :D

      Eliminar
  8. ¡Hola Margarita!

    Ay, buen giro de la historia, me ha gustado jajaj :D
    El lobo siempre fiel a la luna, me encanta.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  9. ...Y es que en la vida todo cambia y evoluciona. Ahí tenemos al lobo pidiendo paz y tranquilidad. Muy bueno, Margarita. Mi felicitación por tus geniales ideas, amiga.
    Mi abrazo admirado compañera de letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias Mª Jesús! Si es que los pobres también necesitan descansar, que siempre les toca ser los malos ja ja . Besos :D

      Eliminar
  10. Hola ^^
    Me ha encantando, sinceramente *-*
    Gracias por compartirlo
    besos ♥

    ResponderEliminar
  11. Hola, gracias por la entrada.

    Besos desde Promesas de Amor, nos leemos.

    ResponderEliminar
  12. Abuelas gritonas, mejor cenar un yogurt, que dura es la vida de un lobo de cuento.
    Lo de la vuelta a la tortilla, ya te lo dije, verdad?
    Que bien se te da.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, ¡gracias Ángel! Es que es verdad, pobre lobo... lo que tiene que aguantar, ja ja. Besos :D

      Eliminar
  13. Pobre lobo, ya estaba cansado. Muy lindo Margarita. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
  14. ¡Muy bueno lo del daltonismo del lobo!
    Lo cierto es que quería vivir en paz, sin que lo acosasen constantemente.
    Un abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  15. Una bonita, y certera, visión del cuento, "truculento", de Caperucita y el lobo...

    También en la ikastola (escuela) de mis nietas, cuando eran pequeñas les contaban éste pero siendo amigos ambos personajes.

    ¡Fin a la guerra! ¡¡Hagamos la paz!!... ¡Y el amor! :))))))

    Abrazos "cuentista" de la vida!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, ¡pues sí amigo mío! Pobres lobos agotados de tanto ser los personajes oscuros. Besos :D

      Eliminar
  16. Hasta el lobo se cansa a veces. Una versión genial del cuento.
    Un beso enorme y feliz jueves.

    ResponderEliminar
  17. Hola!! Un estupendo microrrelato, un tributo genial a los cuento s clásicos. Besos!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...