domingo, 2 de julio de 2017

Villa Clara. Capítulo 2

Capítulo 1


Capítulo 2

Conseguir que de nuevo aquél encuentro pareciese casual era todo un reto. Paloma miró su reloj de pulsera y decidió que era el momento exacto para interceptar a Nacho. Como conseguir que entrase a tiempo en Villa Clara… era otra cuestión.  

Ella era muy consciente del tono evasivo de él. No iba a ser fácil, eso estaba claro, pero una vez más, ella no decidía, y en aquella misión, su propia vida estaba en juego.


Durante dos días, ella decidió no dejarse ver. Sin embargo, ya no podía seguir posponiendo lo inevitable.  Por ello, al tercer día, justo en el mismo punto de la primera vez, Paloma salió de entre los árboles al encuentro de un sorprendido Nacho.

-         Hola de nuevo- le saludó alegre.
-         ¡Ah! Hola.

A Nacho no le alegró verla. Decidió saludarla, jamás había sido maleducado, pero no  necesitaba, ni quería, la compañía de nadie en sus escapadas diarias buscando soledad. Después de saludarla, siguió corriendo sin más, sin detenerse, y aun a sabiendas que había sido descortés, no le importó. Cuánto antes ella entendiera el mensaje mejor.

Pero ella ya lo esperaba, así que simplemente, empezó a correr tras él hasta alcanzarle. No pensaba darse por vencida tan pronto.

-         Tengo la sensación de que quieres estar solo. ¿Me equivoco?

Durante un momento, pareció que Nacho no sabía que responder. En verdad, ella lo estaba colocando en un aprieto. No quería tener compañía, y menos de aquella muchacha cuyo parecido con Irene era escalofriante. Después de haberla visto hacía tres días, las pesadillas con el momento de aquél accidente y de la muerte de su esposa volvieron a él con fuerza. No podía permitirse el lujo de dormir tan poco y sobre todo, revivir una y otra vez lo que pasó.  

-         Lo siento...eh...
-         Paloma.
-         Lo siento Paloma. No me gusta correr y hablar. Me falta el aliento. Además, soy un hombre solitario.
-         Ya veo. Bueno, estaré en silencio.

Así corrieron durante varios kilómetros más, hasta que Nacho se detuvo jadeante y ella casi se da de bruces con él. Ella ya se había dado cuenta de que él intentaba dejarla atrás, pero eso iba a ser difícil, pues se había preparado a conciencia antes de iniciar esta misión.

Cuando pudo hablar con facilidad, dejó caer el primer anzuelo.


-         Bueno Nacho. Entiendo que quieras estar solo, pero no tienes que pegar un reventón. Además, es lógico, por lo que he escuchado por ahí, supongo que no traigo buenos recuerdos a tu vida.

Él la miró entre sorprendido y enfadado.


-         ¿Perdona?
-         Bueno, la gente del pueblo habla mucho. Ya te comenté que vivo en Villa Clara. Tú mismo me hablaste de que existían rumores de que era una casa encantada.  Imagina el resto. Cuando llegué, algunos me miraban con cara de miedo. Hasta que por fin, alguien me explicó que me parezco mucho a la que fue tu mujer.
-         Se llamaba Irene. Y no os parecéis tanto.
-         Entonces no tendrás ningún problema en que te acompañe ¿no? No me gusta pasear sola.
-         Y a mí no me gusta pasear acompañado. Ya no. Lo siento, quiero dejar las cosas claras.

Nacho comenzó a correr de nuevo dejando a Paloma en el sitio. Con aquella contestación no veía apropiado seguirle. Tendría que intentarlo de otra forma. ¿Pero cómo? Durante un instante se quedó quieta en el sitio, intentando reaccionar de una forma lógica para que él no se percatase de nada extraño. Pero no fue necesario esperar mucho. Complacida, vio como él se detenía y se volvía hacia ella con gesto abatido.

-         Perdona, he sido muy brusco.
-         No importa. Lo comprendo.
-         Sí importa. No soy así de brusco, pero necesito que lo entiendes. Es verdad que te pareces a ella. Mucho. Muchísimo. Tanto que tenerte cerca es reabrir heridas muy dolorosas.
-         La amabas mucho, ¿verdad?
-         Muchísimo, tanto que duele, duele su ausencia, duele tu presencia porque me la recuerda aunque jamás la he olvidado. No quiero compañía Paloma, no la necesito. Por favor, compréndelo.

         Ella asintió, pero no tiró la toalla. No podía permitirse ese lujo.

-         Lo entiendo, y lo respeto. Pero deja que te diga algo. No busco una relación amorosa si es lo que crees. Yo también sufrí una pérdida muy dolorosa y puedo comprenderte. A veces, caminar por aquí a solas es lo que me ayuda, pero otras... me hunde en mi propia miseria. Cuando te vi corriendo por aquí pensé que podíamos ir juntos. Sin hablar si no quieres. Solo un poco de compañía durante una hora. Sólo una forma de romper la gran soledad de esa casa inmensa. Sólo eso. Pero no te molestaré más...

         Despacio, empezó a girarse rezando para sí misma. Que aquello funcionase, que aquello funcionase, que aquello funcionase...

-         ¿De veras está encantada? La casa, digo.


Capítulo 5 (Sin publicar)



4 comentarios:

  1. Holaaa
    me encanta leer tus relatos, son muy interesantes, y los narras de una manera muy entretenida
    Gracias por compartir ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Naya. Me ha encantado verte en tu último post. Alucino con la cantidad de cosas que eres capaz de hacer, guau. Muchos besos :D

      Eliminar
  2. Hola Margarita, he leído los dos capítulos primeros y me gusta tu relato, espero con expectación los siguientes.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pícara la niña, esta Paloma se trae algo en manos y no logro descubrir qué es.

    Está muy interesante.

    mariarosa

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...