viernes, 24 de marzo de 2017

Primogénitos. Capítulo 6



Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4
Capítulo 5

Capítulo 6

Acabamos de aposentarnos en Miriñaque. Ya he escuchado a mi abuela repetir una y otra vez que me advirtió. Mi tía Angustias ya me ha avisado de que su nuevo marido, el señor notario,  me ha añadido a la lista del famoso “Diario”.

No escucho a nadie. Tengo toda mi atención puesta en Sonia. Desde que le dieron la noticia de que no podía quedarse embarazada, no es la misma. Cabizbaja, afligida. A veces, solo a veces, vuelve a sus ojos ese brillo frenético, pero después, se apaga.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Lirios azules, de Van Gogh



En el terciopelo de tus pétalos atrapaste el azul cielo y la esencia del azul mar, transportando mágicas notas de esencia floral a los campos que por doquier se extienden sedientos de tu ser.

Lirios azules siembran la lógica de mi sueño, cubriendo con alegría el ímpetu de mi espíritu inquieto.

Simbolizas alegría, y simbolizas ensueño, pero sobre todo, eres el alma de mi cuerpo.

domingo, 19 de marzo de 2017

Felicidades papá


Dame la mano papá, que no quiero soltarme de ti.

Soy de esas personas afortunadas que tiene un padre muy especial. Un hombre que lleva la calidez en su mirada y la fuerza en su corazón.

Cada vez que siento que mis rodillas se van a doblar, él está ahí, para ayudarme a levantarme y continuar, con su ejemplo, con su apoyo, con sus palabras y con su saber estar.

Su mano sigue sujetando la mía a pesar del paso del tiempo. Y ello, reconforta mi alma y mi corazón. Esa misma mano  que el  tiempo no ha conseguido debilitar a pesar de los avatares de la vida, sino al contrario, fortalecerla y calentarla.

Es de esas personas que tienen arrugas en el rostro y nieve en el pelo que le queda, pero a la vez, el corazón de un niño aventurero que quiere jugar.

Mi padre es portador de vida, ése que siempre tiene la mejor respuesta, ése guerrero fiero que combate junto a ti los problemas, ese amigo que jamás te abandona, ese espíritu que no se rinde, esa fuerza invisible que te llena de optimismo el corazón, que simboliza el sol de cada mañana, que reposa sus miedos para que tú no los sientas, que te abraza como si en ello pudiese regalarte el mundo.

 Mi padre es como un ser mágico de cuento, que pasa por la vida con suavidad, pisando con la fuerza de una huella que lleva mucho peso, pero que es capaz de volar.

Te quiero papá.





sábado, 18 de marzo de 2017

Primogénitos. Capítulo 5



Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3
Capítulo 4

Capítulo 5

Los tubos y cables están por todos lados. He sufrido un pequeño infarto, según el médico, un “aviso” de infarto, después del accidente de coche.

Sonia descansa a los pies de la cama, si es que se puede llamar descansar a medio tumbarse en esos asientos que se reclinan. Parece que duerme al menos. Tiene la frente vendada y su aspecto es horrible. Y esto no es Miriñaque, esto es el Hospital de Madrid. 

lunes, 13 de marzo de 2017

Delgadez



El espejo le devolvió una imagen de sí misma que no le gustó. Una mujer gruesa, robusta, con demasiado de todo. Grandes pechos, cintura sin forma, pliegues en la barriga y muslos redondos en demasía. Se sintió mal, muy mal.

No dejaba de escuchar hablar sobre dietas milagro, ya las había probado casi todas. Apenas perdía algo de peso cuando ya lo estaba recuperando de nuevo.

viernes, 10 de marzo de 2017

Primogénitos. Capítulo 4



Capítulo 1
Capítulo 2
Capítulo 3

CAPITULO 4

El cielo se ha vuelto gris y de acero mientras el suelo se decora con un sol resplandeciente. Los cristales a nuestro alrededor me dan que pensar que algo no funciona. Intento concentrarme a pesar del dolor de cabeza, y descubro horrorizado, que el coche está del revés, con las ruedas hacia arriba y Sonia y yo colgados del cinturón de seguridad en un extraño ángulo.

sábado, 4 de marzo de 2017

Primogénitos. Capítulo 3


Capítulo 1
Capítulo 2

Capítulo 3

Las maletas están en la puerta. Mi abuela no ha dejado de llorar desde hace dos días. Si sigue así temo que ahogue las cepas. Y Sonia me mira con ojazos de gacela, contoneo de caderas y una mirada libidinosa que casi no me deja arrastrar las maletas.

- No me pasará nada abuela, tranquila.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...