sábado, 10 de marzo de 2018

El cielo en la tierra


(Imagen Pixabay)



Una guardia infinita.  Casi treinta horas de cambio de catéteres, sondas colocadas, apósitos caídos, y miedo en los rostros desconocidos y en algún que otro… que ya no lo es. Agotamiento, extenuación incluso, al abrir la puerta de urgencias, y salir como un preso liberado al fin de su cautiverio. 
 
El viento en la cara me revive, haciéndome notar cada parte de ella, y susurrándome misterios al oído… y ese olor a tierra mojada, me hace aspirar con fuerzas renovadas, llenando mi pecho de aire y ganas. No me importa la frialdad de las primeras gotas de lluvia, ni tampoco como el viento levanta mi falda, yo solo aspiro libertad, vida y agua no salada.

En minutos llego a casa, con el agua en el pelo, la ropa y la cara. Enciendo la chimenea y me alumbra la llama tímida, que se envalentona con suavidad cogiendo fuerza, calentándose mi corazón y sonriendo mi alma. El crepitar de la madera me recuerda mi propio cansancio, y desnudo mi cuerpo, que se dora con el reflejo de las llamas, para ahogarlo de nuevo, esta vez en el agua de la ducha. 
 
Pijama, zapatillas y saciar una necesidad, es ahora imperioso para mí. No me importa tomar café antes de dormir, jamás me quitó el sueño, supongo que debido al puro cansancio. El borboteo alegre de la antigua cafetera de mi madre, arranca mi sonrisa, mientras siento como toda la casa se inunda con el olor del café recién hecho, aroma que llena mis sentidos y me hace regresar por un instante, a aquél primer beso, con sabor ardiente a grano de café mezclado con chocolate… pecaminoso y adorable.
 
El agua golpea los cristales de las ventanas, dibujando en ellos su historia, y regalándome música ambiental. Mientras, yo vierto el oscuro y caliente café en mi taza favorita, y salivo ante la pura necesidad de disfrutar de mi bebida favorita. Casi como si se tratase de una ceremonia antigua, me dejo caer con suavidad en el sofá  que hay frente a la chimenea, y tomo la taza entre mis dedos mirándola con reverencia, sintiendo su fuego. 
 
Toda la casa huele a café y leña ardiente, a descanso y calidez… y termino sonriendo como una boba, mientras aparto la cucharilla que hasta hace un momento bailaba dentro de la taza. El momento en que lo acerco a mis labios es… sublime. Apoyo mis labios en el borde y doy un pequeño sorbo, despacio, saboreando, paladeando, y dejando que el amargor del café se convierta en dulzura  en mi paladar… 
 
Estoy segura. A veces, el cielo existe aquí, en la tierra.

33 comentarios:

  1. Treinta horas tienes mucho mérito. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Susana, pues sí. Y diría que es una barbaridad, si no lo hubiese escuchado de boca de un médico en una conversación con otro, se me quedó grabado a fuego.
      Muchos besos preciosa :D

      Eliminar
  2. El cielo está en la tierra. Solo hay que pensar en ti. Preciosas
    palabras, amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias Espe! Opino lo mismo de tí y lo sabes cielo. Muchos besos :D

      Eliminar
  3. Niña ¿cuando me vas a invitar a café?
    Es broma amiga, me has dejado sin palabras.
    Exquisito el escrito, más que el café.
    Besos Ricardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, muchas gracias Ricardo, eres un sol. Cuando quieras te invito a café, aunque yo últimamente abuso más de las infusiones, que no veas que ritmo frenético, ja ja.
      Muchos besos :D

      Eliminar
  4. Después de leerte necesito imperiosamente un momento de calma y una fragante taza de café.
    Muy bueno Margarita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja , muchisimas gracias Nuria. Hacen falta esos momentos. Muchos besos cielo :D

      Eliminar
  5. En ocasiones la vida da vueltas que nos llevan a valorar lo que tenemos. Un texto muy real y cierto y hermoso. Descansa y esperamos que pronto estes mejor. Un abrazo Margarita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ainhoa, yo estoy bien cariño, es mi personaje del relato la que está estresada a tope, aunque lo cierto es que cambiando cambio de catéteres por otras cuestiones... uf, creo que yo también necesito ese café, ja ja.
      Muchos besos cariño :D

      Eliminar
  6. Certero y hermoso. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias Guille, y bienvenido a mi mundo! :D

      Eliminar
  7. 30 horas me suena a novela! la verdad es que escribes muy muy bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola preciosa! Muchas gracias, y encantada de ver que has regresado. Muaaakkk :D

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Ja ja , gracias María. Esta vez no tiene continuación, es un relato solo en lugar de mini novela. Menos sufrimiento, ja ja.
      Muchos besos :D

      Eliminar
  9. Precioso!Gracias por tu visita!💜💜💜

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Carolina, y me encanta visitarte. Muchos besos :D

      Eliminar
  10. El universo está en tus palabras y el cielo en la pluma de tu alma.

    Un placer leerte, mi querida Margarita.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias Maria! ¡¡Besos!! :D

      Eliminar
  11. Delicioso escrito, precisamente como el aroma del fuego y del café.
    Infierno y paraíso están aquí en la tierra, es lo que podemos llegar a vivir en el momento menos pensado. Elijo el paraíso, claro.
    Ya me he descargado las 5 partes de La Pluma Dorada. Disfrutaré su lectura y luego comentaré.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias Navegante! Y totalmente de acuerdo contigo. El infierno y el paraiso están aquí en la tierra. Yo también elijo el paraiso, ja ja.
      Muchos besos :D

      Eliminar
  12. hola! con un café todo se hace mas soportable, bendito sea! gracias por tu calidez maravillosa que transmiten tus palabras, si hasta parece sentirse el rico olorcito del café!!gracias amiga, abrazosbuhos!!(veo que puse muchas veces la misma palabra y es que nos encanta¿¿ tomamos unos juntas? abrazotes.

    ResponderEliminar
  13. un beso de buenas noches a las estrellas y abracitos a la luna.Buenas noches bella dama... abrazosbuhos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja jaja, ¡¡gracias chicas!! Esa frase me suena mucho, ja ja. Alguien diría que estáis leyendo Estatuas de sal. Muchos besos chicas y gracias por estar siempre ahí. :D

      Eliminar
  14. Encantada de leer tu ultimo post!!!Feliz fin de semana precios@!!!💜💜💜

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Igualmente Carolina! Y buen fin de semana para tí también cielo.
      ¡Besos! :D

      Eliminar
  15. Nada mejor después de un día de trabajo agotador , que llegar a la casa, ponerse cómoda y saborear un café. Muy bien narrado Margarita, lo disfrute.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias María Rosa! Un beso muy grande. ¡¡Besos!! :D

      Eliminar
  16. Tan cierto, el cielo está en muchos pequeños placeres y sin duda el café y el olor que deja en casa es uno de ellos : )

    ResponderEliminar
  17. ¡Gracias Diana! Opino igual. Ese olor intenso que llena los sentidos. Muchos besos cariño :D

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...