jueves, 26 de abril de 2018

Rojo




Me gusta el color rojo. Pero no un rojo cualquiera. El rojo sangre que impregna y tiñe todo a su alrededor cuando al fin se libera de la cárcel que la oprime dentro del cuerpo. Inhalo. Inhalo y reprimo el deseo intenso de tocarla y dejarme llevar por el éxtasis que me produce.
Pocos me comprenden. Quizás solo me entendía él, el detective Gutierrez. Él sí me entiende a pesar de la incrédula mirada que ahora dirige hacia mí. La mano estirada intentado alcanzarme... Lleva tanto buscándome... Una parte de mí quiere dejarse ir y ¿por qué no? Tocarle yo a él.

Con suavidad, con reverencia, ésta vez si toco ese rojo viscoso que me apasiona y siento un placer inmenso. Qué irónica es la vida. Un placer que solo puede otorgarme la sangre derramada de mi adversario, de este hombre que no me ha dado respiro ni a sol ni a sombra persiguiéndome, día tras día, siguiendo pistas que nadie más podría encontrar... salvo él. Tanto va el cántaro a la fuente que al fin, consiguió su objetivo y me encontró.

Mario Gútierrez. En cierta forma debía ser así. Siempre fui una persona comedida, tranquila, que buscaba su deseo rojo en ocasiones muy contadas. Pero cuando el detective Gutierrez empezó a investigar el caso y casi me coge con las manos húmedas en un par de ocasiones... me excité muchísimo y decidí arriesgar. Hasta que él, cabezota e impulsivo, obsesivo como solo podía ser alguien para acercarse tanto a mí... me descubrió.

Fue entonces cuando no tuve otra opción que buscar mi éxtasis rojo en su cuerpo. Hacerle comprender la hermosura de un crimen.

Y ha sido perfecto, único, indescriptible.

El cuchillo atravesó su piel de forma limpia, sin apenas sonido alguno, y ese líquido templado y lleno de una vida que a él se le escapaba por segundos empezó a verterse sobre mi cuerpo desnudo, mientras... él, simplemente, me miraba con los ojos abiertos de la impresión, para después, derramar alguna lágrima involuntaria y marcharse para siempre.

Sí. Conozco muy bien al detective Gutierrez. Al fin y al cabo, para algo era mi marido desde hacía diez años.

32 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Hola María!A mí también, aunque en este caso concreto, es un rojo no demasiado bonito, ja ja. Besos María :D

      Eliminar
  2. Me gusta mucho el color rojo en las rosas, tanto como tu entrada.
    Buen finde, preciosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi. El rojo es un color que me llena de vida, aunque esta entrada sea un poco tétrica, ja ja. ¡Besos preciosa! :D

      Eliminar
  3. Ohh, que buen mini relato. Me gusta mucho como redactas.
    Sobre el color rojo en si, a mi me gusta en cualquiera de sus gamas : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias Diana! A mí también. ¡Besos!

      Eliminar
  4. Una gran sorpresa en las dos últimas lineas Margarita, un relato corto pero muy bueno.

    Besos de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias Conchi! ¡¡Besos!! :D

      Eliminar
  5. Nunca dejas de sorprenderme!
    Tu escritura es versátil e intensa, nunca decepciona.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. El rojo amapola es tan bello, es el que más me gusta, porque me parece muy apasionado.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Epa!! Parece que canalizaste muy bien el lado oscuro que todos tenemos. Y supongo que como mujer te dió mucha satisfacción imaginar la muerte del marido, jaja.
    Bueno, tonterías que digo en esta mañana destemplada y con nubes que me está dando el inicio de un nuevo sábado. Inicio que empezó a toda acción con tu rojo relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ja ja ja! ¡Qué bueno Navegante! Pues la verdad es que no he disfrutado mucho matando al pobre muchacho, ja ja. Peeeero, el texto lo requería ¿verdad? ¡¡Muchos besos!! :D

      Eliminar
  8. Como un sabueso, olfateando en los indicios que lo lleven a desenmascarar al responsable, el detective Gutiérrez ya rosaba con la identidad del criminal. Pero el nombre que saltaba al unir las piezas de su investigación, era absurdo, imposible, no podía ser. Por ello se puso “terco y obsesivo”, contrastando una y otra vez al sospechoso con sus indicios. Pero esa actitud lo puso en evidencia y a su amada esposa no le tembló la mano para segar la vida de su perseguidor. El que su esposo fuera el investigador, solo fue un condimento más, para aumentar el grado excitante de su insania mental.
    La protagonista padecía de un raro fetichismo que la convirtió en asesina múltiple y su patrón criminal era siempre el mismo, satisfacer su placer por visualizar y sentir la sangre humana.
    Me encantó tu obra. Y no solo por tu historia, tu narrativa, la atmosfera que logras imprimir en tus renglones, también me gusta porque tácitamente dices mucho más de lo que escribes. Y tus letras se convierten en ventanas que dejan volar a la imaginación.
    Gracias por este bello momento de lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Guau Juan Carlos!! ¡¡¡Gracias!!! Me ha encantado como lo has continuado. Magnífico. Muchisimas gracias de verdad. ¡Besos! :D

      Eliminar
  9. mas que genial Casi todos tus escritos guardan de una manera particular tu magia de mujer bella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchisimas gracias Mucha! Un beso enorme cariño :D

      Eliminar
  10. Me encanta el rojo!feliz puente de mayo preciosa!💜💜💜

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Carolina! He tardado un poco en contestar, no veas qué semana llevo. ¡Muchos besos preciosa! :D

      Eliminar
  11. hola! el rojo es muy bonito como tu relato! y muy espeluznante, con un telon rojo oscuro de fondo! gracias y saludosbuhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola chicas! Pues sí, este fragmento es un poquito tétrico, ja ja.
      ¡Besos! :D

      Eliminar
  12. Hola
    Mientras leía tu relato esta canción ha bailado en mi memoria. Sorprendente final. Un abrazo
    https://www.youtube.com/watch?v=Vt2YIpZWBqA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Francisca! Muchas gracias, le viene al pelo :D

      Eliminar
  13. ¡Guapa, cualquiera que te invita a ti a tomar café! jajjajajaja... ¡Y menos a trinchar el pavo en Navidad!

    Dicho lo cual hay que valorar esa imaginación que empleas en tus relatos.

    Fuerte abrazo Margarita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja, y menos viéndome vestida de rojo, ¿verdad? ¡Que bueno! Un beso Ernesto :D

      Eliminar
  14. Margarita!!!!!!!ve a ver a la Reina que estas alli!!!!y Muy hermosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias chicas! ¡Síiiii, me a encantado!! :D

      Eliminar
  15. !!! que tengas un buen dia!!! ❤💛💙

    ResponderEliminar
  16. Que preciosidad de texto *.*
    Maravilla!
    Un besito :D

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...