sábado, 17 de febrero de 2018

La pluma dorada. Capítulo 3







Capítulo 3

- Ah no, pequeño muchacho. No dejarás la escritura en ningún momento. Déjame leer lo último que has escrito. Tengo más papel para ti. Papel y bolígrafos nuevos. No puedes seguir escribiendo con ese lápiz casi sin punta.

El chico no dijo nada. En verdad, Saúl observó que desde que había llegado casi no había pronunciado palabra, salvo para decirle que por favor, no le pidiese más que leyese aquellos libros grandes que él tanto disfrutaba en leer, pero que… más le incitaban a escribir, cuando él había decidido dejar esa tarea.  


También observó cómo sacaba una pequeña bola de papel y la tiraba con disimulo en la basura de la cocina cuando entró a preparar un poco de café para él.  

Mientras que el niño preparaba todo en la mesa… el anciano se acercó y tomó el papel, aunque en el fondo, él imaginaba lo que allí se escondía entre aquellos pliegues.

- Te han dado la beca.

Antonio palideció.

- No tiene derecho a mirar mis cosas. Tendría que haberlo tirado en la calle – le dijo enfadado quizás por primera vez desde que se conocieron unos meses atrás.

Antonio y Saúl, desde el primer momento, habían congraciado de una forma muy especial.

Dejándose llevar por ese enfado, se puso de pie con intención de irse, pero el anciano, con suavidad, le tomó del brazo.

- Será nuestro secreto Antonio. No le contaré nada a tus padres. A cambio, necesito pedirte un favor.

El niño dudó un instante, y finalmente le miró con curiosidad.

- Verás, sé que tus padres no están pasando por su mejor situación económica. Y también veo que eres un chico realmente responsable. Cualquier niño de tu edad se habría enfadado muchísimo por no poder ir a ese campamento, pero tú…
- Tampoco es tan importante. ¿Para qué sirve llenar y llenar páginas?

Saúl sonrió en su interior, pues sabía que no era el niño quien hablaba, sino la pena que lo devoraba por dentro.

- Ojalá tuviese dinero que darte a ti o a tu familia. No es así, pero… en agradecimiento por todo el tiempo que pasas conmigo, voy a hacerte un regalo. Eso sí, necesito por favor, que me prometas, que pase lo que pase, jamás la regalarás sin que yo te dé permiso para ello, ni tampoco la venderás. Es algo de gran valor, pero quiero que sea tuyo y lo utilices tú. De lo contrario, me harás mucho daño.

El niño lo miraba absorto. Si había algo que le había atraído siempre la atención del anciano además de su importante biblioteca, era aquella forma que tenía el hombre de tomarse la vida. Con calma. Despacio. Como si la bebiese a sorbitos, como cuando él se quemaba con la leche por la mañana.

Saúl se levantó sin dejar de sonreír y se acercó con mucho sigilo hasta una llave que tenía colgada en el viejo aparador. Después, se dirigió a la vitrina y Antonio sintió que su corazón se encogía. Esa vitrina estaba repleta de cosas que él ansiaba tocar, pero que jamás le estaba permitido. Libros extraños de colores exóticos, objetos que parecían venir de otro mundo distinto al humano… y una pluma. Una pequeña pluma dorada brillante y hermosa que parecía de oro líquido y reflejaba todo lo que había ante ella.

Saúl se detuvo tan solo un instante y con un ligero temblor en sus arrugadas manos se acercó a la pluma, viendo como ésta emitía un brillo inusual.

Había llegado el momento.

Había esperado toda su vida para aquello, sin querer jamás usar lo que escondía para no delatarse y para no perderlo para siempre… había llegado a anciano sin tocarla, cualquier día moriría, era ley de vida… y la pluma sería utilizada por cualquiera.


Había llegado el momento de volver a ser niño de nuevo. 


15 comentarios:

  1. Woooo
    Que misterioso regalo, veremos como continua la historia, muriendo de ganas por saber más
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias Naya! Ya queda poquito para desvelar el misterio ja ja. Muchos besos :D

      Eliminar
  2. Aunque tarde un poco, lo leo todo, estoy muy liada pero aquí estoy.
    Muy buena entrada y la idea de poner más asequible los capitulos anteriores.
    Enhorabuena, genial como es todo lo tuyo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mari Carmen, no te preocupes, se que a veces estamos muy liadas, pero tranquila. Me alegro que te guste. ¡Muchos besos! :D

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias María, ya queda poquito, ja ja.
      ¡Muchos besos! :D

      Eliminar
  4. hola, nueva seguidora; felicitaciones por blogs y publicaciones; aquí mi última publicación: https://ioamoilibrieleserietv.blogspot.it/2018/02/earthsea-miniserie-tv-recensione.html

    si quieres, te espero como lector fijo (encuentra el blog también en Facebook y Instagram como: ioamoilibrieleserietv)

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por supuesto que sí! Ahora mismo entro y leo. ¡Muy bienvenida a mi mundo!

      ¡¡Besos!! :D

      Eliminar
  5. Hola Margarita, sabes como captar toda nuestra atención con tu relato.

    Besos de Epíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias Conchi!

      Muchísimos besos cariño :D

      Eliminar
  6. Cuál será el misterio o la magia de esa pluma....
    Cada nueva entrega se va abriendo un mundo que hace trabajar nuestra imaginación.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias María Rosa! Esa pluma está cercana a escribir su destino :D

      Eliminar
  7. que placer querida es estar cerca tuyo y leerte
    Nos llenas de magia
    mil besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...