martes, 29 de mayo de 2018

Mascotas

Imagen de Pixabay



- ¿Has sido hoy bueno?
- Sí mamá.
- Sabes que no me gustan las mentiras.
- He sido muy, pero que muy bueno. Por favor mamá, lo prometiste, por fi.

Su madre le miró y cruzó los brazos bajo el pecho. Su pie derecho comenzó a dar pequeños golpecitos en el suelo.

- Te leeré el cuento.


El pequeño corrió a meterse entre las sábanas decoradas con pequeños duendes, acomodando su espalda impaciente contra el almohadón gigante que presidía su cabecera, mirando de reojo la jaula dorada al lado de su mesita de noche. Rafa aún no se había dormido, y el niño pidió permiso con la mirada a su madre. Deseaba colocar a la mascota sobre su pecho.  

- Hoy no, Alejandro. No hemos terminado de domesticarlo. Recuerda lo que ocurrió ayer. Son una raza escasa, casi extinta, tuve que pagar una pequeña fortuna por ambos.

El pequeño puso cara de tristeza. Cómo para no recordarlo. Junto a Rafa, el macho, también compraron una hembra, Sara. Era muy bonita, algo más pequeñita que su compañero. La noche anterior, la sacó de su jaula para acariciar su pelaje rubio. Pero la hembra no dejaba de moverse, hasta que al fin, saltó y empezó a corretear de un lado a otro. Tío Adolfo la pisó sin querer.

- Erase una vez, hace mucho tiempo, una tierra donde la mayoría de los árboles eran de hoja verde. En ella, vivía una raza animal muy peculiar y de la que hoy en día, casi  no quedan más que algunos especímenes.
- ¿Cómo Rafa, mami?
- Sí hijo, como Rafa. – Añadió tras un leve suspiro - Desde lo que el hombre creía que era el principio de los tiempos, se consideraban la especie dueña del mundo. Para ellos, nuestra especie, no era más que una fantasía que contaban a sus cachorros a la hora de dormir. Incluso, llegaron a  tener la absurda idea de que, si negaban la existencia de las hadas, éstas morirían. Tan chiquititos para nosotros los gigantes, tan grandes para nuestros vecinos los duendes. No aceptan lo que no pueden ver. Seres anodinos sin poder de adivinación, ni alas para surcar el viento, desconocedores de hechizos y ensalmos, sin poder sobre los mares. Seres aburridos, que inventaban juegos igual de absurdos que ellos y que se consideraban poderosos y racionales.  
- Son tan pequeñitos y tan indefensos... ¿a qué jugaban mami?
- A destruir el planeta. A atacar lo que  no entendían, y también lo que envidiaban. Cuando se cansaron de destruir lo que los alimentaba, empezaron a destruirse entre ellos.
- Pero son divertidos.
- Lo son para ti que eres un niño. Pero son inconscientes, orgullosos, vanidosos, egoístas. Si pudieran, nos apresarían y extinguirían. Nosotros hemos evolucionado, ellos no.
- Pero tienen sentimientos. Rafa lleva todo el día llorando por la muerte de Sara.
- Le compraremos una nueva hembra y se le pasará. Son tontos. La próxima mascota será un dinosaurio, de ésos que reservamos tras el glaciar. Cuentan unas historias muy divertidas. Ellos sí han evolucionado ¿Te gustaría?
- Me gustan mis humanos – dijo mirando atento a su mascota humana, que se abrazaba a sí mismo.

Mientras, en la jaula, Daniel levantaba su rostro hacia aquél ser odioso. Odiaba ese ruido que emitían, al igual que odiaba no entender lo que decían. Su lenguaje incoherente y sus cuerpos deformes le daban asco. Igual que le habían dado asco y auténtico pavor a su hermana. Ella se había asustado tanto cuando aquél monstruo la colocó sobre su pecho, que empezó a gritar y corrió y corrió, hasta que… Sintió una nueva arcada al recordar la escena. Por muy grandes que fuesen en tamaño, eran una especie carente de inteligencia, que tan solo imitaban lo que habían visto en casas humanas. Los humanos encontrarían la forma, los aniquilarían o esperarían su extinción, al igual que se habían extinguido los dinosaurios, los linces o las abejas.

Alejandro leyó su mente. Sintió la rabia estúpida de aquella insignificante mascota.

- Mami, no compres una humana. Mejor un cachorro de spinosaurus. Lo pondremos al ladito de Rafa y así, no se sentirá solito. – dijo con la sonrisa traviesa de una raza que se sabía poderosa y racional.




17 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias a tí Jesús. ¡Qué ganas de que llegue el otoño, tú ya me entiendes! :D

      Eliminar
  2. Wawww... que imaginación, me haz sorprendido con tu historia.
    Me gustó.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias María Rosa.¡Besitos! :D

      Eliminar
  3. Muy buena tú historia y la fina ironía de la reflexión y la crítica que conlleva.

    ResponderEliminar
  4. Tremendo, muy bueno y sorpresivo, claro.
    El mensaje es contundente y el desarrollo muy logrado. Me impactó como animalista que soy. Ojalá se tomara conciencia del sufrimiento de los animales, seres sin voz, que son encerrados o maltratados.
    Finalmente un slogan que se está haciendo conocido: "No compres, adopta", gatos o perros, claro, lo demás debe ser libre.
    Besos desde el sur.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Navegante! Pues sí, muchas veces veo como las mascotas son como peluches, y no debería ser así. Tú ya me entiendes. Como los peluches para quererlos y abrazarlos, pero hay que cuidarlos de otra forma. Y lo de la evolución también iba con segundas, ja ja.
      ¡Muchos besos desde otro sur cercano! :D

      Eliminar
  5. ¡Hola Margarita!

    Sabes, he pasado un rato muy agradable leyendo este interesante relato-cuento que no es tan cuento, pues tiene mucho que ver con lo real y da para reflexionar.
    Una mascota se mima se cuida como se cuida un ser humano, yo tengo un perrito que solo le falta hablar, el entiende todo lo que le digo, y créeme que no miento, si me ve triste, él está triste, si ve que canturreo el baila como un loco a mi alrededor.

    Me ha gustado mucho leerte, gracias por compartir tus bellas letras.
    Te dejo mi inmensa gratitud y mi estima.
    Se muy, muy feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Marina, eres un encanto. Ahora voya ponerme un poco al día que llevo unos días sin poder entrar apenas en el blog. ¡Muchos besos! :D

      Eliminar
  6. Interesante relato, aporta muchas inquietudes y miedos en el trasfondo. Hay cosas que no entiendo en el mensaje, aunque me lleva a cierto film apocalíptico. El trato con la palabra exquisito como siempre en ti. Nos sumerge en un mundo de algodones de colores, aunque la historia sea desgarradora y por desgracia; demasiado humana. Margarita el relato guarda tela.
    Mil besos, Ricardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ricardo!. Hay mucho detrás, sí. Esas mascotas que son humanas encierran tanto el miedo a lo que un hombre desevolucionado pueda llegar a hacer, como la "comparación" con las mascotas que hoy tenemos y como las cuidamos o no. También el miedo quizás a la soledad, o a estar encerrado. Para el hombre, somos la especie mejor, la racional, la poderosa... pero no sabemos lo que puede ocurrir o qué especies pueden llegar. Es un poco complicadillo, ja ja. Tú sabes, una tarde nublada de sábado arrastrando el cansancio de la semana, ja ja.
      Besos Ricardo:D

      Eliminar
  7. hola! que fantasiosa eres, gracias y m e encanta el trasfondo que mencionas en el comentario a Ricardo, pensaba que por ahi iban los tiros, como ves leemos todo! abrachobecho de las buhas!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Margarita! Me encantó, eres una genia..¡Besitos!

    ResponderEliminar
  9. Hola Margarita,
    Desde luego no te equivocas al decir que algunos tratan a las personas como mascotas y a las mascotas como peluches de usar y tirar. Muy buena historia. Gracias.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...